Antes de elegir un curso deben tenerse en cuenta varios aspectos:

  • ¿Cómo coloborará el curso con mi desarrollo personal o profesional?

En general los cursos siempre llenan espectativas sobre mejorar el desempeño laboral o nuestra calidad de vida.  Si el curso no llena ninguna espectativa, es decir, se hace simplemente por acompañar a un amigo o porque no hay nada mejor que hacer suele ser poco gratificante y en general se abandonan antes de llegar al final.

En los casos donde se requieren cursos con salida laboral es muy importante la certificación.

  • ¿Debo tener algún conocimiento previo?

Muchos cursos requieren conocimientos previos y cuando no se cuenta con ellos el estudio suele hacerse pesado. Consultar sobre este requisito suele ser indispensable para asegurarse que las clases serán entendidas y se podrá disfrutar del curso.

  • ¿Me conviene más la metología on-line o la presencial?

Para  elegir la mejor opción debe tenerse en cuenta tanto la disponibilidad horarias como a la forma en la cuál uno se siente más cómodo al aprender.  Por ejemplo tener un mal manejo de la computadora puede dificultar mucho el cursado en forma on-line.

  • ¿Qué sucede si no puedo asistir a una clase?

Es importante saber si pueden recuperarse las clases perdidas. Tener un tutor/profesor con horarios de consulta suele ser muy últil para poder recuperar clases perdidas o despejar dudas y permiten que los alumnos puedan seguir los cursos en forma continuada.

Con todos estos puntos en mente te invitamos a invertir tu tiempo en vos. Capacitate y preparate para tu futuro.